1

Micromeditación: ¿la nueva solución para combatir la fatiga pandémica?

Rocío Carmona
La Vanguardia. 13/03/2021

Mucho se ha escrito ya acerca de los beneficios de la meditación. Desde que un estudio de 2005 realizado por la neurocientífica Sara Lazar demostró que meditar puede cambiar, literalmente, la estructura del cerebro, reforzando ciertas áreas que tienen que ver con el control de la atención y las emociones, otras investigaciones no han hecho más que abundar en la misma idea: la meditación es una herramienta muy útil para mejorar nuestros niveles de conciencia, atención y autoregulación emocional.

El principal obstáculo para introducir esta práctica en el día a día es la constancia. Los beneficios de meditar pueden notarse desde la primera sesión, sobre todo en términos de bienestar y relajación inmediata. Pero, de acuerdo con la ciencia, hacen falta al menos ocho semanas de práctica continuada, durante media hora al día, para que los cambios sean reales, medibles y con repercusiones en nuestro comportamiento. Ese el tiempo que tarda el córtex cerebral en reforzarse, especialmente en las áreas clave que controlan nuestra atención y emociones. Y aquí, en general, es donde fallamos.

Leer todo el artículo